Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Gaby Hdez.

 

Desde hace más de 66 años, las tijeras, los grandes sillones reclinables, enormes espejos y maquinitas, ha sido la vida de Don Pedro Vázquez, uno de los peluqueros con más historia en San Miguel de Allende.

Con 79 años de edad, la peluquería de Don Pedro ha desafiado el tiempo y la modernidad, además de la llegada de la competencia. A pesar de todo, Los Vázquez siguen en pie.

Desde los 13 años comenzó a trabajar como peluquero, un oficio que heredó de sus padres y donde aprendió a hacerlo. Al principio Don Pedro sabía que la peluquería no era lo suyo, pero luego de casarse y tener que mantener a su familia, comenzó a tomarle cariño.

Mi vida aquí ha sido muy bonita porque aquí convive uno con mucha gente. Ahora ha evolucionado mucho la peluquería porque ahora hay mucha estética. Antes había pocos dedicados a cortar el cabello. Empezábamos a trabajar el domingo a las 5:00 de la mañana, porque no había transportes públicos como hay ahora y había mucho trabajo el sábado y domingo, ahora no, ahora cualquier día puede haber trabajo”, dijo Don Pedro mientras permanece sentado en uno de los sillones de la peluquería Vázquez.

En San Miguel de Allende ya solo hay tres peluqueras “de los de antes” y él es uno de ellos, el que tiene más años en el oficio.

“El otro se llama Nicolás ahí por la Fábrica La Aurora y uno más al que le dicen ‘El Pípila’, que está frente a la radiodifusora”.

Dos de sus hijos se decidieron por el oficio: Pedro y Manuel. Pedro es quien le ayuda a su papá con cortes más modernos en la peluquería que tiene en calle de Canal; Don Pedro hace cortes tradicionales. Manuel es estilista y tiene su negocio en la calle de Hernández Macías.

“Antes trabajaba uno a mano, no había máquinas eléctricas como hay ahora, entonces era muy cansado, ahora la misma herramienta que usa un peluquero la usan los estilistas, solo que es muy diferente la herramienta de uno porque uno usa máquinas más potentes y los estilistas con menos potencia”, dice Don Pedro.

Con una foto antigua Don Pedro recuerda cómo atendía a sus clientes:

“Ésta era la antigua peluquería y este soy yo. En ese sillón que ven ustedes aquí fue hecho en Inglaterra en 1890; desgraciadamente lo vendí sin saber lo que valía para comprar uno nuevo“.

En el año de 1961, llegó a poner su negocio en la calle de Canal #50 – B, de donde hasta la fecha permanace, anteriormente estaba en la calle Insurgentes. Abre en un horario de 9:00 de la mañana a 8:00 de la noche.

Don Pedro se dedica a realizar cortes de los caballeros, hace cortes de cabello como los de antes: medio abultado y abultado, boston, casquete y castaño, los más comunes en los viejos tiempos y cobra a precio muy económico, $50 pesitos.

Written by amsanmiguel