Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Solís

 

Esta mañana de jueves, en el kínder del Ejido de Tirado, una de las escuelas ubicadas en la zona más marginada de San Miguel de Allende no hubo clases, sus maestras utilizaron el día para ir a ratificar ante la Fiscalía General del Estado (FGE) la violación de sus instalaciones por parte de los “los malos” para robar las crayolas, colores, hojas de papel, ábacos y la bocina que apenas el lunes habían comprado los papás para el aprendizaje de sus hijos.

El kínder, que desde hace más de 7 años da clases dentro de un aula parecida a una caja de tráiler, más de 50 niños van todos los días para empezar a aprender y este miércoles fue un día triste, porque “los malos” violentaron el tráiler en el que guardaban sus dibujos y sus mesitas de trabajo.

Esta mañana, los papás regresaron con sus hijos a casa apurados por lo que estaba ocurriendo y ofreciendo a las dos maestras que tiene ese kínder, su ayuda para conseguir ladrillos y cementos, mano de obra y días de trabajo para ver si comienzan a construir una barda que les ayude a proteger a sus hijos, pero nada pueden hacer ahora, porque “la burocracia” los tiene detenidos.

Padres de familia y maestros, molestos por lo ocurrido, indicaron que la supervisora de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), Karla Trejo, les ha dicho que problemas que no han arreglado en el Municipio es por eso que no pueden construir una escuela como tal y por eso existen las “tráilas” (aulas móviles).

“Si ya han aguantado 7 años ¿qué les cuesta esperarse unos más?”, es la respuesta frecuente que que dicen, les han dado por parte de personal de la supervisión escolar y de la Delegación a cargo de Monserrat Batallier.

Tras lo ocurrido, los padres de familia denunciaron que el robo del material y las sillitas de los niño no es lo único que les ha ocurrido esta semana, pues un día antes (martes 10 de septiembre) un hombre conocido como “El Choco” se paró frente al kínder que a su alrededor no hay más que una malla para proteger a los 50 niños y sus 2 maestras.

“El Choco” se fue acercando poco a poco a la malla, hasta que se tomó de ella e hizo como que quería saltarla, pero se quedó ahí por un buen rato y después se fue.

Llegó la hora de la clase de Educación Física y los niñitos salieron al espacio junto a los columpios para ponerse en acción y hacer ejercicio, pero “El Choco”, el hombre por el que tenían miedo, salió de pronto y comenzó a lanzar piedras grandes contra los niños, la maestra y la “tráila (aula)” de los pequeños, que de inmediato fueron llevados por su maestra al interior del tráiler donde siguieron escuchando los golpes de las Pieras hasta que “El Choco” se fue.

Tras esta agresión, varios pequeñitos ya no querían ir a clase por miedo a que “El Choco”, los fuera a violentar nuevamente. “Es de aquí cerca, pero es de los que siempre detienen y luego luego sale”.

Las chicas de CASA A.C. acompañaron a las maestras para conocer lo que ocurría y cómo ayudarles, pero junto con los papás sólo esperan que les den permiso para poder pegar ladrillos y proteger con eso la escuela y a los niños, porque los papás empezaron a hacerlo, pero de nuevo la burocracia llegó para decirles que eso, no podían hacer.

A la escuela más pobre de la Ciudad Patrimonio le robaron las cayolas, sus sillitas, las hojas donde dibujarían y la bocina que ni pudieron estrenar, porque “los malos” decidieron llevársela a su casa.

 

 

 

 

A los niños del kínder sin salones, les robaron sus crayolas, su mobiliario y las hojas para dibujar

 

Los peques del kínder de Tirado estrenan mesas y sillitas de colores gracias al Colegio Vasconcelos

 

 

 

 

 

 

Written by news sanmiguel