REDACCIÓN

newssanmiguel@gmail.com

con info de Ana Gaby Hdez.

 

“Pasa todo el tiempo”, dicen quienes continuamente descansan bajo la sombra de los árboles que se encuentran en el jardín de San Francisco. Aquí los señalamientos parecieran ser “adornos decorativos” de la avenida porque todos los días, la calle de dos sentidos que da acceso a Corregidora y Juárez, siempre hay autos estacionados en lugar prohibido sin que alguien llame su atención.

Frente al templo de San Francisco es el cuento de “nunca acabar” porque van al banco, “tardan un minuto” o hasta se meten al restaurante que está en el lugar mientras “vigilan” desde las ventanas que no llegue un tránsito.

Esta mañana hicimos un ejercicio para saber qué pasaba en el lugar, luego de los reportes que realizaron algunos lectores de NEWS y esto fue lo que vimos:

A las 11:45 a.m. pasamos por el lugar y nos estuvimos ahí por 10 minutos.

En el lugar había  dos coches estacionados al lado de un señalamiento para discapacitados: uno era color amarillo y otro de color gris.

Platicamos con Alejandro, un señor que se encontraba sentado en una de las bancas que están situadas a la orilla del jardín, colindantes con la calle de San Francisco.

Alejandro contó que él ya tenía 40 minutos en el lugar y los dos carros  llevaban 30 minutos estacionados en el lugar sin que nadie les dijera nada.

En ese momento  pasó un elemento de tránsito y no hizo nada .

“Siempre pasa esto, que aunque Tránsito está no llaman la atención a los conductores. Hay veces que si pero a veces no hay nadie que cuide, era lo que comentaba yo con mis amigos en días anteriores ¿Pues qué se harán estos? ¿A dónde se irán? porque a veces no hay nadie, la gente se confía y creen que no van a llegar y cuando menos se lo esperan estos canijos sorprenden y piden para su agosto“, dijo Alejandro.

 

Written by amsanmiguel