Redacción

newssanmiguel@gmail.com

 

Don José María Correa Téllez hoy se despide para siempre de su gente. El líder de los equipos de fútbol llaneros, el pateador en los partidos, el conocedor del deporte se va hoy.

El “Capi” Correa se despide desde el Estadio que en vida le entregó su reconocimiento y pudo ver que su nombre quedaría grabado por siempre en ese lugar al que hoy llegará, dentro de su féretro, para despedirse de su familia, sus amigos, sus admiradores, su gente, sus amores y su pasión por el deporte.

Ese hombre al que todos califican de sencillo y especial ya se va, sus cuerpo será cremado y sus cenizas quedarán en manos de su familia que conservará el recuerdo del hombre que tiene una pared llena de galardones, de preseas, de orgullos enmarcados en fotos y reconocimientos de aquellos que conoció a lo largo de su vida.

El cronista de San Miguel de Allende, don Luis Felipe Rodriguez, habló con el personaje de la ciudad que se desvivió por su ciudad y por su gente. En su portal de Cronistas de Guanajuato dejó el camino que recorrió y envolvió de dicha a José María Correa Téllez.

Nació el 14 de mayo de 1925, hijo de don Antonio Correa Redondo de quien fue primogénito de 7 hermanos (Ramón, Gabriel, Manuel, Antonio, Enedina, Luz María y Teresa). Muy joven contrajo matrimonio con Amparo Yáñez de Correa, con quien tuvo 8 hijos y le regalaron 13 nietos. La señora falleció en el 2004.

Fue entre 1940 y 1941 que cursaba el 4° de primaria, organizó con sus compañeros un partido de beisbol para festejar el onomástico de la maestra Paulina de Gaudín del Instituto las Casas, a partir de ahí comenzaron las aventuras en el mundo del deporte.

El “Capi” compartió al Cronista de SMA su vida en el mundo laboral, a partir de 1942 comenzó como cartero y de ahí no se detuvo. Duró 9 años trabajando en el servicio postal, como cajero en el Banco Mercantil del Bajío que ahora es Bancomer, después en 1960 comenzó a trabajar en el Hotel “Atascadero”, para después en 1970 administrar el club de golf “Malanquín”, donde duró los siguientes 9 años.

“El máximo orgullo que he obtenido durante mi vida es el honor que me concedió el Ayuntamiento de San Miguel de Allende del trienio 2003-2006 que el 14 de junio de 2005, por unanimidad decidiron que se le pusiera mi nombre de José María Correa Téllez al estadio municipal de futbol, el cual hasta la fecha se me sigue distinguiendo con ese honor”, le dijo el “Capi” al cronista de San Miguel.

Hoy a las 3:00 es la misa en ese Estadio que tanto lo llenó de orgullo, de ahí todos le dirán adiós porque su cuerpo desaparecerá pero nunca los recuerdos y las grandes satisfacciones que dejó a la ciudad que amó y contagió con los deportes, porque él nació para eso y así  lo hizo hasta su último aliento.

Descansa en Paz “Capi” Correa.

 

************************************

NOTAS RELACIONADAS

Gracias por todo a El ‘Capi’ Correa, Descansa en Paz

 

El último camino de “El Capi” en las calles de San Julián de Landeta

 

Written by amsanmiguel