Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Gaby Hdez.

 

El edificio de fachada color guinda, situado en la esquina de la calle Relox y la calle San Francisco, es la casa donde la historia ha registrado que ahí, en la parte baja de esta gran vivienda, se reunían a platicar, discutir, conocer, planear y desde ahí coordinarse con la Corporación de Querétaro para conseguir la Libertad de México.

En una de las paredes de este edificio hay una placa que dice:

“En el entresuelo de esta casa, con pretexto de bailes que se daban en la sala. D. Ignacio Allende y las personas comprometidas se reunían para tratar de los medios adecuados para lograr la Independencia Nacional“. El H. Ayuntamiento acordó se realizara esta inscripción el día 16 de septiembre de 1898.

Era ahí, justo en la zona que tiene una pequeña puerta donde se realizaban las reuniones para organizar al Ejército y establecer la primera junta gubernativa, con la cual se intentaba instaurar un gobierno independiente. Momento justo en el que Ignacio Aldama (hermano de Juan Aldama) recibe la investidura de los mandos político y militar de San Miguel el Grande.

La junta dirigida por Allende, que estaba coordinada con la Conspiración de Querétaro, planeaba crear una red de conspiradores que incluyera a Querétaro y San Luis Potosí y llamara al levantamiento para el 29 de septiembre de 1810, el día de San Miguel Arcángel.

Hoy la casa en San Miguel de Allende donde se planeó y conspiró para conseguir la Libertad de México está convertida en un centro comercial y varias tiendas y sólo una placa en la pared de la calle de Relox está arriba de la pequeña puerta por donde entraron los héroes a planear la Independencia de México, esa que fue descubierta el 12 de septiembre.

Según cuenta la historia, mientras en Querétaro aprehendían a todos los que participaron en ella, Juan Aldama tomó su caballo y llego a Dolores para encontrarse allá al cura Hidalgo y el Generalísimo Allende a quienes les contó lo que había ocurrido para entonces tomar la decisión y salir a tomar las armas.-

  • “Sí, lo he pensado bien, y veo que estamos perdidos y que no queda más recurso que ir a coger gachupines”: Hidalgo​

Se fueron al atrio de la iglesia, tocaron las campanas, Hidalgo explicó a los más de 600 hombres y presos liberados lo que estaba por ocurrir en su lucha por derribar al mal gobierno que estaba en manos de los españoles que querían entregar el reino a los franceses.

De ahí comenzaron los “¡VIVA!” y con ello el grito de Independencia que culminó con la Liberar de México.​

 

Fuente: Wikipedia

Written by news sanmiguel