Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Solís

 

Esta semana, el alcalde De San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, habló de las nuevas medidas regulatorias para quienes renten en fin de semana o vacaciones sus casas, depas, o ranchitos.

Dijo que esto es un “acto de justicia” para fomentar la competencia leal y por la seguridad y protección de los vecinos de propiedades que son rentadas a través de plataformas digitales, porque ha recibido quejas de vecinos que ven llegar e irse a personajes sin que haya alguna autoridad que regularice su llegada y estancia en la ciudad.

Y es que algunos de los vecinos se han quejado de que llegan a las casas en renta ubicadas en colonias de la ciudad:

  • Ponen música a todo volumen
  • Estacionan sus autos en las calles frente a sus cocheras
  • Llegan de madrugada generando escándalo y los dueños, al no vivir cerca, dejan que “los malos ratos” los vivan quienes son vecinos de una casa “de fin de semana”
  • Así como el “robo” de la paz y seguridad de los vecinos

RECORDEMOS LO QUE DIJO:

DESPUÉS de esta declaración,  a través de una agencia de Relaciones Públicas, la plataforma de Airbnb México envió a NEWS una postura en el que responde que la regulación que desde este año aplicará el gobierno municipal a quienes arrenden desde su plataforma, indicando que la “lamentan que los anfitriones de San Miguel no hayan sido invitados a participar en las discusiones de requisitos que les afectan…” y hasta ofrecen su colaboración para promover el uso de la tecnología en el turismo de San Miguel de Allende.

Dicen que la mayoría de los anfitriones en San Miguel de Allende son mujeres (60%) y que 3 de cada 10 de los anfitriones  son abuelitos y abuelitas (personas de la tercera edad)  que usan sus rentas para ir a sus sus cafecitos y los negocios cerca de sus casas.

Recordemos que en San Miguel de Allende, viven más de 14 mil personas de origen extranjero, en su mayoría estadounidenses, que llegan a la Ciudad Patrimonio a vivir su retiro laboral.

Por eso aquí te va la postura enviada desde por Airbnb a través de una agencia:

Ciudad de México, a 10 de enero del 2019

“La comunidad de anfitriones de Airbnb en San Miguel de Allende es un ejemplo e inclusión turística mediante el uso de la tecnología para México. La gran mayoría de las anfitrionas son mujeres (62%) y la ciudad cuenta con uno de los porcentajes de anfitriones adultos mayores más altos del país, superando con ello el 30 por ciento.

“Todas y todos ellos se benefician den modesto pero significativo ingreso extra, abriendo sus puertas a viajeros de todo México y el mundo. Así  se ayudan a mantener sus hogares a flote y generan derrama económica para pequeños negocios, mercados, cafés y restaurantes alrededor de sus hogares.

Lamentamos que los anfitriones de San Miguel no hayan sido invitados a participar en las discusiones de requisitos que les afectan, ya que la falta de inclusión de los nuevos actores turísticos en la agenda del gobierno se traducen en condiciones que limitan el desarrollo de un turismo sostenible, además de no reflejar la realidad de las viviendas compartidas.

“Precisamente con el ánimo de trabajar en proyectos incluyentes, continuamos en toda la disposición de colaborar con autoridades locales en requisitos que promuevan el uso de tecnología en el turismo y beneficien la democratización de sus beneficios en toda la población”.

 

 

 

 

Written by amsanmiguel