Por Miguel Arcángel

Columna: #TenemosQueHablar

Contacto con el Arcángel: newssanmiguel@gmail.com

 

¡Buenos días mis queridos y amados lectores! aquí me tienen de nuevo después de que literal, se acabó la fiesta. Las fiestas en honor de nuestro patrono ( y también mi tocayo) San Miguel Arcángel resultaron como siempre: un éxito.

Y con éxito me refiero a que los fieles caminaron por las calles con la imagen del patrono, que rezaron, que gozaron de la fiesta de pirotecnia que se preparó y hoy nuestro señor está en su nicho, ahí en el Parroquia, luego de recorrer las calles y salir a bendecir a su gente y compartir su fiesta.

¡Qué bonito es lo bonito! y así de bonitas son las fiestas que se conservan y que no dejan morir porque es parte del valor de la gente, de sus raíces, de donde nace y se hace.

Peeeeeeeero (claro que hay un pero) hay otras cosas oscuras y detrás de la fiesta que no a todos dejaron contentos y otros que hasta el hospital fueron a dar, así que de eso y otros temas, es de lo que hoy #TenemosQuehablar:

  • Detrás de La Alborada

Cohetes, fiesta, bailes, peregrinaciones, rezos, novenarios, desveladas y mucha diversión tuvimos por más de un mes en honor de nuestro Señor San Miguel Arcángel, mi tocayo que merece cada año una fiesta multicolor para compartir.

Pero, vámonos unos días atrás, justamente a la Alborada. Esa noche los coheteros echaban “cuetes” y recordaban a las madrecitas de varios funcionarios, “con todo respeto” (evocando a la máxima regidora-actriz del Cabildo, Doña Dolores, no la del Río, sino la que vive al lado del río) porque en cada aparición y fiesta donde la pirotecnia debía estar presente, los coheteros caminaron y caminaron varias cuadras con la pólvora en los hombros porque a Samuel Mercadillo, el flamante director de Tránsito, conocido entre sus amigos como la copia de “Jaimito el Cartero” (porque entre más pueda evitar la fatiga, mejor para él), les impidió llegar con sus camionetas hasta el atrio de la Parroquia de mi sacrosanto Patrón.

Mis amigos los coheteros dijeron que días antes, de Tránsito les mandaron decir que debían pasar por todo el jardín y caminar varias cuadras con los cohetes y estructuras de los castillos en las manos porque las nuevas órdenes del Jefe Mercadillo (el hermano del de las grúas) eran así.. y así los vimos, algunos estacionados frente al templo de San Francisco y otros más por las zonas que rodean el jardín, caminando con la pólvora en las manos en medio del gentío donde seguramente pasaron por alguno que otro fumador.

Coheteros bajan castillos y la pólvora frente al templo de San Francisco.

Pues bien, como sea llegaron los coheteros hasta el atrio de la Parroquia y como tú no estás para saberlo pero yo sí para contarlo, al menos tuvimos más de 20 ocasiones en las que se quemaron castillos, lanzaron cohetes, pusieron música a altos decibles y todos afuera de lo que se ha convertido en el emblema de la ciudad: Nuestra hermosa Parroquia.

Resulta que antes de las fiestas, a los encargados de cuidar y conservar la Parroquia de San Miguel Arcángel, les dijeron que iban a enchular la fachada, restaurar las zonas que requieren mantenimiento, que iban a poner todos los foquitos que le hacen faltan (porque ya se ve bizca) y arreglar los campanarios que ya están bastante dañados.

EL Reloj al lado de la Parroquia recibió un “cuetazo”, dicen los cuidadores del lugar.

Pero de todas las promesas no hubo nada, y los encargados de cuidar el lugar dicen que lo más importante es dar mantenimiento a los yugos que sostienen las campanas, porque cada vez son más frágiles. Dicen los que saben que por eso en eventos septembrinos, las campanas de nuestra hermosa Parroquia no sonaron, todo en protesta a la falta de interés de los encargados de la cultura y de “cuidar” el patrimonio, Don Gustativo Vidargas y Don Ángel Gastelum, quienes nomás se hicieron como que la Virgen les hablaba y antes que cuidar y proteger la Parroquia, esta vez el ruido, las vibraciones, los cohetes y los “valemadr…” la dejaron igual o peor que antes, tanto así que el reloj al lado de la Parroquia resultó dañado por el impacto de un cohete y las vibraciones constantes. Por eso el número 4, ya no aparece…

Los Plebes

Y vámonos ahora a la Feria de San Miguel de Allende, esa que cada año nos pone a bailar allá por la Salida a Los Rodríguez y donde esta vez los encargados de la seguridad de esa fiesta en honor de nuestro patrono, nos dejó dos jovencitos muertos a puñaladas, varias riñas y uno que otro amor furtivo.

Y es que esta vez el cartel fue seguramente escogido por expertos en “sana diversión”, para traer a San Miguel de Allende lo mejor de la cultura musical (sea cual sea el género) y una gran  diversión para los chavos que abarrotaron el foro de la Feria con el fin de escuchar canciones y mensajes profundos que nos trajeron con grupos como los llamados “Plebes”, que entre sus rolas hay algunas que a la letra dicen:

Portando un lanza granadas
Con su pechera y su escuadra
Yo mire que se bajaba
De una trocona blindada
Con ropa camuflajeada
Bien guerrero se miraba
Bien guerrero se miraba”.

Fidel Rueda

Y otra más de ese cartel del 2017 de un cantante llamado Fidel Rueda que tiene entre su repertorio mágico-musical una canción que dice así:

Quisieron asesinarme la envidia los envolvió y como
no sé dejarme, el plan se les disolvió, No intenten
querer quitarme la vida que Dios me dio.
Iba llegando a un lavado cuando me llovieron balas,
y como iba desarmado, me les metí a la blindada,
los vidrios despostillados, pero ninguno pasaba.
Les pegué una correteada, para el favor devolver en mi Cherokee blindada, ahí siempre traigo con qué, pero no los alcanzaba, son buenos para correr”.

Con ésta música inspiracional, 2 muchachitos sanmiguelenses ya no están más con su familia, porque al calor de la música, de los corridos, de las letras inspiradas en personajes reales o de ficción, se encendieron los ánimos, comenzaron los gritos y de ahí vino su asesinato. Este año la “seguridad” en la Feria fue tan exhaustiva que hasta con puñales pudieron pasar, y uno de ellos mató a un joven llamado Ángel.

Ya hoy se acaba, cierran con la Sonora Dinamita y te recomiendo que si vas, además de lana para pagar un boleto y las cheves, lleves toda la actitud y también un chaleco antibalas o blindado porque ya ves, uno nunca sabe lo que puede pasar dentro de una feria de música grupera donde algunos de ellos cantan a las armas y algunos más a los narcos.

  • Y mientras tanto….

Y volvamos a La Alborada, que esta vez  estuvo llena de peleas y encuentros desenfrenados de quienes para aguantar la madrugada tuvieron que echarse varias copitas encima.

Pero mientras todos gozaban de ese espectáculo para venerar a nuestro Patrono, en la Plaza de Toros de San Miguel había otra fiesta, una donde llevaron vaquillas, harto chupe y mucha fiesta y todo para celebrar  Ángel Gastelum, el flamante encargado de cuidar el Patrimonio de la ciudad.

A esa fiesta con temática taurina sólo fueron amigos y varios Godi funcionarios que les gusta la fiesta brava, por lo que llevaron unas vaquillas para que se pusieran a “torear” y hacerla como que eran grandes matadores en la Plaza de Toros.

Pero como no es lo mismo “Los Tres Mosqueteros que 30 años después”, hubo algunos intrépidos Godis que se creyeron con las habilidades para dominar el ruedo y ¡Zaaas!, terminaron todos revolcados, tragando tierrita, girando en el ruedo cual pelotilla de futbol de barrio mientras la vaquilla los perseguía. Claro, ellos se protegieron de la fiesta que había afuera, pero nunca de una pequeño animal.

Pues la fiesta de cumpleaños del Godi funcionario Gastelum terminó con al menos 2 heridos: uno de ellos (claro, era de esperarse, si ya saben cómo es, pa’qué lo invitan) fue nada menos que Poncho Sautto, el de la basura, el encargado de que los focos en la calle funcionen, por el que tuvieron que concesionar la basura porque la ciudad sigue toda sucia.

Resulta que Poncho, que sabemos es experto en subir a las mesas para bailar al estilo de John Travolta o Juan Gabriel, esta vez saltó al ruedo y en sus ganas de “farolear” como si de verdad fuera torero, ¡pum! se lastimó un brazo y ahora lo pudiste ver con el brazo inmóvil, porque entre el calor de las copas quiso hacerla de torero y pues cómo te explico que las ganas de “chavorruquear” también dejan consecuencias (¿no mi querido y desabotonado síndico?).

Y otro que también resultó lesionado en su intento de ser torero con una vaquilla más pequeña que un adolescente fue nada menos y nada más que Luis Alberto Villarreal, el de Montana, quien hace unos meses levantó la mano para buscar ser candidato a gobernador por el PAN, y que fue arrastrado y revolcado por el animalito de la creación causándole heridas que lo llevaron al hospital.

Dicen los que saben que su rodilla espera recuperarse pronto, mientras tanto, no podrá entrar al ruedo ni subir muchas escaleras durante un tiempito. El chiste que la fiesta terminó con dos bajas, uno por andar creyendo que podía saltar y otro por creer que estaba filmando una película de toreros.

Estos chamacos, siempre dando de qué hablar.

  • Los Ungidos ¿urgidos?

Apenas estaba abriéndose el proceso de entrega de la Carta Intención de elección continúa cuando los 5 flamantes regidores del PAN de San Miguel de Allende y el desabotonado síndico, Pável Hernández, ya estaban bien apuntados en la lista.

Sus nombres aparecen en los primeros 10 lugares de aquellos con aspiraciones de seguir en el Cabildo para hacer lo que vienen haciendo desde hace dos años: ¡¡_______!! (aquí te dejo una línea para que pongas la respuesta que se adapte a tu pensar).

Y así como se pusieron de valientes para llevar su cartita al igual que lo hicieron con Los Santos Reyes, nomás se hizo pública la lista y ¿qué creen? ninguno de ellos apareció por sus oficinas para que nadie les preguntara del tema.

Ese día, el silencioso regidor Rubén González ni llegó; el camaleónico regidor Gerardo Arteaga  (que esperamos que pronto se recupere de su garganta), el mismo que abrió su cafecito allá por la zona del Obraje, justo por donde están haciendo crecer la zona para generar plusvalía y construyendo caminitos y hoteles de lujo que se inundan con las fuertes lluvias, tampoco fue; la regidora con carrera trunca en Técnica en Administración y marchanta desde hace años, Luz María Gutiérrez, ni se asomó.

Doña Dolores Rosales, la que con llanto nos recuerda su sufrir al llevar a su madrecita al Teletón “con todo respeto”, ni apareció y el mercadólogo y desabotonado síndico, Pável Hernández, después de dar varias vueltas al discurso, dijo que luego de una reunión que tuvieron en la Presidencia (SÍ, dijo que fue en la Presidencia) tomaron entre los azules la decisión de apuntarse para que todos le entraran al tema de la reelección.

El desabotonado y sincero síndico dijo que él se anotó porque le dijeron, pero que si necesita irse para sus negocios (porque dice es empresario), mejor se va para allá porque le va mejor.

Pero la que merece un aplauso de pie es la regidora Patricia Villa, esa misma que  se describe en su biografía como “luchadora social, integrante de diferentes agrupaciones desde donde trabaja para conservar la identidad cultural, tradiciones y valores”, quien al ver a un reportero lo que hizo fue agarrar su bolsita, abrazarla fuerte a su pecho, tratar de escapar por donde quedara espacio en su pequeña oficina y al ver que no podía, COMENZÓ A LLORAR.

Las lágrimas, semejantes a las que echaba Marga López en la época del Cine de Oro Mexicano, hicieron que tomara fuerza y saliera casi corriendo para refugiarse en la oficina de Comunicación Social, donde pidió a la gente del departamento que se hicieran cargo de los reporteros que le preguntaban cosas del Partido y de lo que había hecho un día antes, mientras seguía llorando.

Con todo el sentimiento a flor de piel, la regidora de la fe y ahora del drama, le pidió a la gente de Comunicación que le dijera a los reporteros que se fueran, que ella no quería decir nada, que ella nomás hizo lo que le dijeron, por lo que atrincherarse en la oficina fue su solución,

La gente de comunicación le dijo que tomara al toro por los cuernos y lo solucionara, pero su llanto y angustia en su rostro era tal, que poco faltó para que le diera un infarto al miocardio del puritito susto. Ahora cada que vez un reportero procura correr al lado contrario, digo, no le vayan a preguntar algo que ella dijo, le pidieron que hiciera.

A esta lista se agregó el  alcalde Ricardo Villarreal, quien dijo que él está haciendo uso de su derecho y que por eso decidió presentar su carta Intención.

Y si todos lo estaban haciendo, otro que se fue solito y su alma para presentar emocionado su cartita fue el regidor de los dientes (porque es dentista) Óscar Hilarión Mendoza, el mismo que llegó por Encuentro Social y quien ya no le habla ni a quien era como su compadre don Martín Steffanoni, por el que ganó la silla. Hay que recordar que a él le han pedido en varias ocasiones que deje la regiduría porque de plano no ha apoyado en nada a la gente que lo llevó a ganar ese sueldo.

El regidor -dentista parece que se acomodó en la silla y levantar la mano en unión con los panistas ha sido su más grande actuación porque aunque Encuentro Social sea el partido por el que llegó, su corazón y su mano tiene sangre blanquiazul porque como partido de oposición, nomás no se le ha visto nada.

Ya me voy ya me despido, no sin antes pedirte que ahora que iniciaron los procesos para elegir candidatos dentro de los partidos, analiza a quienes quieren jugar, recuerda que si te regalan Barbies pelonas, cobijas de feria que se deshacen en la lavada y te den libretas y uniformes, con eso no vas a lograr que tengamos una vida mejor porque si eliges (otra veeeeez) a la ligera y a cambio de un regalo, seguiremos viviendo de esa forma que tanto te molesta, de esa forma que no te gusta y que la resignación es tu arma más fuerte… Con las tragedias demostramos que podemos hacer mucho por el país y por la ciudad ¿quién te puede obligar? definitivamente nadie.

Que tengas un excelente inicio de semana y nos leemos en una semana, o antes, si no es que otro regidor se nos pone a llorar… 

Feliz Lunes”!!!!!

 

 

 

Written by amsanmiguel