Redacción

newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE.– Vecinos de las colonias San Luis Rey, Bellavista, Francisco Villa, Insurgentes, La Lomita y el Obraje, apenas empiezan su martirio de lo que será sufrir por el agua.

Desde hace aproximadamente 2 meses, en las llaves de la colonia el agua se va por horas, en otras baja la presión de tal manera que llenar una cubeta se ocupan horas y en otras… ni siquiera llega.

Y esto, ya se veía venir, pero pocos fueron los que escucharon.

Mary, una vecina de la colonia Francisco Villa, dijo que fue en el año 2018, cuando mandaron hablar a los vecinos para decirles que habían mandado llamar a los encargados de Sapasma y del gobierno para preguntarles por el tema del agua, pues habían escuchado rumores de que disminuiría el suministro.

Cuenta que esa vez llegaron vecinos de la colonia San Luis Rey y de otras zonas, pero no pasaron de 10 personas en una zona que reúne varias colonias de la zona norte de San Miguel de Allende, donde todas dependen del mismo pozo.

Ese mismo día se enteraban de que la cosa «se pondría fea» con el tema del agua, pues con la construcción del Parque Zeferino y el fraccionamiento Artesanto, lo primero que pasaría, era que «compartirían su agua» con 400 nuevas casas, una casa-club y un parque que les vino a cambiar la vida… pero a bajar la presión de su agua y en otras zonas, ni siquiera eso porque ya no les llega.

Para Gerardo, representante de colonos de la San Luis Rey, ese día les informaron que demolerían el depósito de agua que se encontraba dentro de Artesanto porque ese fraccionamiento construiría justo ahí su Casa Club.

«Se les advirtió a la gente que iban a demoler el depósito (tanque) del agua que estaba justo dentro del fraccionamiento donde construyen Artesanto. Aún así los vecinos no hicieron caso y ya desde hace más de 2 meses, todos sufrimos las consecuencias. Yo se los dije.»

Otro de los vecinos, José, destacó que a todos aquellos que se opusieron a la construcción del parque y a estar a favor de Artesanto, les llegaron cobros de agua por más de 30 mil pesos y otros hasta el agua les cortaron.

«Represalias… como les gusta a estos gobierno arreglar las cosas», dice mientras observa la cubeta a medio llenar porque el agua salía «apenitas» y en más de una hora, no alcanzó a llenar un balde.

Dijo que hay otras zonas como La Lomita donde ya llevan 3 semanas sin agua y la gente baja por cubetas.

«Lo cierto es que esto apenas empieza y muchos de aquí de la Insurgentes, de la San Luis Rey y de la Pancho Villa nos lo dijeron, nos pidieron que hicierámos caso, pero solo unos cuántos atendieron y ahí están las consecuencias».

Written by news sanmiguel