Redacción

newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- Vladimir Rosales, ex precandidato a la alcaldía en el pasado proceso electoral, maestro de profesión y músico por convicción, hizo volver sus recuerdos a la infancia que él y sus amigos vivieron en San Miguel de Allende y llegó hasta el Cerro de las Tres Cruces, Los Picachos y el lugar que todos conocemos como «El Tubo» en el Charco del Ingenio.

Las vacaciones era lo único que aquellos niños de los años 70 y 80 esperaban para «descolgarse» hacia el Cerro de Los Picachos u organizar una expedición directita al «TUBO».

Era un mundo de aventuras, una travesía que se formó a base de caídas y tropezones, pero las marcas de esas heridas les hacen recordar que su infancia donde no había miedo.

¿Quieres viajar al pasado? Vamos al pasado con este relato que Vladimir :

«EL TUBO»


«Antes era un mundo de aventuras las que hacíamos con la pandilla del vecindario… En aquellos veranos que esperábamos con ansias ¡¡¡de casi dos meses de vacaciones en la escuela para nosotros!!! Vaya…

«Los ‘cursos de verano’ los hacíamos nosotros con expediciones a La Cueva del Diablo, al río, a Las Tres Cruces, Los Picachos, la presa, etc. Y una de nuestras favoritas expediciones era al «Tubo«…

«Exacto, el pensar en la adrenalina pura al tener que pasarlo de extremo a extremo ¡¡Era la vida!! Eso sí, era «extremo».

«Eran los 80s y vibraban nuestros ánimos en el sentido de camaradería y de apoyo de enfrentar estas travesías, porque siempre salía el amigo que no se atrevía a estas hazañas, pero ahí estabamos para animarlo!!! ¡El tubo había que atravesarlo!!!

«Después, las noches de verano en la banqueta eran para comentar las hazañas vividas, las historias, las leyendas…. Fresco el aire y el olor a tierra mojada de veranos inolvidables en San Miguel«

Vladimir Rosales

Written by news sanmiguel