Redacción

newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- Varias de las casas de la extranjera Carmen Beckmann Macías, que debían formar parte del patrimonio de la Universidad de Guanajuato pero que «perdieron» y/o vendieron, terminaron en manos de personajes relacionados con la política.

  • LA PRIMERA: La casa ubicada en la esquina de Hernández Macías y Pila Seca es la que la Universidad de Guanajuato «perdió» por una «mala» defensa legal, hoy está en manos de Ilda Ledezma Martínez, novia-pareja sentimental del regidor del Partido Acción Nacional (PAN), Pável Alejandro Hernández Gómez.

(Dale Click a la foto)

  • LA SEGUNDA: La casa ubicada en la calle de Umarán número 12, fue a parar a manos del hoy regidor electo por el PRI, Rafael Ramírez López, quien comparte la posesión de la casa con Enrique Zavala Zambrano, un abogado que con $23 millones de pesos se convirtió en el único comprador que la Universidad de Guanajuato contempló para Venderle 4 inmuebles que heredó la casa de estudios de la señora Beckmann en San Miguel de Allende.

Una investigación en instancias y con expertos anti-corrupción, en torno a cómo fue que los representantes de la Universidad de Guanajuato, con José Manuel Cabrera Sixto como rector, permitieron «perder» y malbaratar los inmuebles propiedad de la máxima casa de estudios del Estado, va revelando nombres y también la forma en cómo éstas casas las «acomodaron» con personajes que tienen algún ligue con la política porque los «clientes» como Zambrano y Ramírez López «llegaron solitos», sin que hubiera una subasta o anuncio de venta pública de por medio.

Según se sabe, esa casa que hoy el regidor electo comparte con Enrique Zavala , durante más de 50 años estuvo ocupada por los propietarios de una joyería llamada El Topacio, quienes tenían la «prioridad de venta» por parte de la señora Beckmann para ser los primeros compradores del inmueble, debido a la antigüedad que tenían en el lugar.

Sin embargo, se reveló en la investigación, que tras la muerte de Carmen Beckmann los propietarios de la joyería, sigueindo las reglas legales, depositaron en una cuenta el dinero de la renta esperando la propuesta de venta del lugar que habían ocupado por más de de medio siglo.

Sin embargo dicen, un día llegó muy empoderado Rafael Ramírez López para decirles que él era EL NUEVO DUEÑO y les dio un cierto plazo para decirles que desalojaran el lugar. Junto con el desalojo, la tradicional joyería y el negocio de una familia sanmiguelense se terminó.

Lo que fue la Joyería el Topacio durante más de 50 años.

La forma en cómo se realizó la «venta-compra» y la presunta «pérdida» de las Casas Beckmann por parte de la Universidad de Guanajuato ya está bajo invetigación de instancias anticorrupción y se presentó una denuncia penal en el Sistema Anticorrupción de la Fiscalía del Estado.

La «facilidad» con lo que la que los integrantes de la Universidad de Guanajuato «se deshicieron» de las casas y la «facilidad» con que aparecieron compradores sin haber una subasta pública, hoy está en investigación, incluyendo los nexos de políticos que son los primeros que tienen «en la mira».

«La misma persona» es Enrique Zavala Zambrano.

*************************** ***********

MÁS DEL CASO:

Written by news sanmiguel