Redacción

newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- El pasado 14 de enero el entonces alcalde y ahora candidato del PAN, en busca de la reelección, Luis Alberto Villarreal, acompañado de vecinos, funcionarios y personajes del Cabildo, fueron a avisarles a los colonos de la avenida Principal La Luz, un «proyecto de rehabilitación» para cambiar el empedrado por concreto estampado en los más de mil 100 metros lineales de calle.

En esa ocasión Luis Alberto Villarreal les dijo: «Estamos haciendo que las cosas sucedan y ésta es una de ellas, nos va a quedar muy bonita porque eso es lo que nos merecemos, todos los días estamos viendo cómo sumar esfuerzos”

Los vecinos ni «chistaron, y a todo le dijeron que sí, incluso entre semana, desfilaron por el edificio del Cedecom, donde los citaron para que fueran a firmar que estaban de acuerdo con la obra y todo lo que les habían hecho.

Y es que justo este día, las entrañas de la obra revelan lo que muchos de los la avenida la debían abrir porque tenían que conectar el tubo del drenaje, por donde pasaría la «popochas, pipichas», otros fluidos y líquidos que generarán en las más de 2 mil casas en una primera etapa y otras 2 mil para la segunda (4 mil en total) que fue autorizado por los gobiernos de los hermanos Villarreal (PAN).

Esta es otra inversión con dinero del pueblo «disfrazada» de una «buena obra» que ya comienzan a padecer los vecinos por falta de agua en sus casas y eso que las más de 4 mil nuevas familias que llegarán a la parte trasera de su casa, todavía no llegan.

Por esta obra se unieron y ampararon vecinos del Valle del Maíz, de Guadiana y de la Calle de Las Moras, pero los enviados del gobierno «convencieron» a los vecinos de la calle 5 de Mayo y de la Principal La Luz, que «sería lo mejor».

Les dijeron entonces que se realizarían por etapas para no afectar la movilidad y ya se cumplieron 4 meses desde que empezaron.

La obra para el drenaje de Jardines de Allende, que fue «disfrazada» de reahabilitación, les dijeron que iría acompañada de renovación de banquetas y guarniciones, topes peatonales y hasta cambió de líneas de drenaje sanitario que nunca les dijeron serían las mismas para pasar la popochas de 4 mil nuevas familias.

Les dijeron que les cambiarían la tubería de agua potable, pero nunca les dijeron que se quedarían días sin agua por días enteros.

  • Hoy tienen luminarias nuevas… pero no hay agua.
  • Hoy tienen un camellón cambiado… y varios árboles menos tras provocar su caída con las obras.
  • Su empedrado, que permitía a la tierra absorber agua, hoy no podrá transminarse porque cambiaron la tierra y árboles por concreto.

El profesor Arturo Ramírez y la señora Guadalupe Palacios, hablaron por todos y aceptaron diciendo:

Gracias al presidente por la parroquia tan linda, hacer estas obras no es tan fácil y sólo usted lo ha hecho; apoyemos a este grupo de personas porque hay mucha gente que quisiera estas obras”.

Ahora los vecinos de Infonavit La Luz, Residencial La Luz y los fraccionamientos Arboledas, Insurgentes, Izquinapan, Los Santos y Jardines, habrán de compartir su calle para el paso de la «popochas» pero también su agua.

Written by news sanmiguel