Redacción

newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- Una nota publicada por Correo, exhibe como por «descuido, negligencia, o por un probable acto de corrupción», la Universidad de Guanajuato (UG) perdió los derechos que tenía sobre un bien inmueble ubicado en calle Hernández Macías número 105, esquina con Pila Seca.

La «movida legal» fue certificada y firmada por el ex alcalde del PAN y Notario público número 14, Óscar Arroyo Delgado, el 17 de diciembre de 2014.

La «movida» fue aprovechado por un tercero llamado Jorge Armando Cervantes Lizárraga, que es hermano de un contador público que tiene su oficina en Calzada la Aurora.

Jorge Armando Cervantos Lizárraga, compró y pagó por la casa $12 millones de pesos en efectivo y $28 millones en otros bienes inmuebles, es decir $40 MILLONES DE PESOS.

El documento de compra.

LA HISTORIA DE LA CASA

La casona ubicada en la calle Hernández Macías 105 pasó a manos de la UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO en octubre de 2013, luego de que la ciudadana norteamericana que era dueña de la vivienda, Carmen Beckmann Macías, falleciera sin tener a quién heredar sus bienes.

La propiedad fue adjudicada a la UG con base en el artículo 2874 del Código Civil del Estado de Guanajuato, que establece que cuando no existen herederos, los bienes se transfieren a la casa de estudios que los asume como parte de su patrimonio, reseña el periódico Correo.

Sin embargo, la apoderada legal de la UG, María Isabel Rodríguez Aguilera, autorizó, así sin más, ceder todos los derechos de la propiedad a Gloria Espinoza Briseño, quien se había encargado de cuidar a la ciudadana norteamericana en sus últimos años de vida, ya que ella afirmaba que su expatrona deseaba heredarle todos sus bienes.

Luis Manuel Orozco, el ex Secretario de Ayuntamiento de San Miguel de Allende y María Isabel Rodríguez Aguilera tomando protesta como titulares de recursos humanos y jurídico en la UG (13 de enero 2013)

Sin que existieran pruebas de su dicho, la representante de la UG, Isael Rodríguez, accedió a firmar un convenio con la extrabajadora para entregarle el inmueble de 733 metros cuadrados, situado en el Centro Histórico de San Miguel de Allende, al parecer sin tener el aval de la rectoría general.

“Antes del fallecimiento (de Carmen Beckman) le manifestó que le dejaba la posesión de los bienes y documentos que le entregó y conserva hasta la fecha de este convenio”, es la única justificación que menciona el convenio que las dos partes firmaron, y que fue certificado ante el titular de la Notaría Pública 14, Óscar Arroyo Delgado, el 17 de diciembre de 2014.

Va la nota completa:

PIERDE UG INMUEBLES POR DESCUIDO DE ÁREA JURÍDICA

Written by news sanmiguel