Donnie Masterton dirige The Restaurant con la misma exquisitez en sus platillos, que en su trato a clientes.

 

 

Son las once de la mañana de un miércoles y el aroma augura un delicioso frenetismo en la cocina de The Restaurant. Donnie Masterton, chef y propietario del restaurante, que el próximo 28 de febrero celebrará seis años de su apertura, se encuentra al frente de esta orquestación. “The Restaurant posee una sinergia muy bella entre los clientes, los meseros y los cocineros, pues es una unidad. Su concepto de alta cocina combinado con lo afable en nuestro servicio, establece un lazo particular con nuestros clientes. Es una gran amistad donde se sienten como en casa, muy confortables, como los platillos que ofrecemos.”, comenta en tono sencillo Donnie.

Con un discurso alternativo y un servicio a la vanguardia de la gastronomía, el restaurante ha entrado en el Olimpo culinario de la ciudad. “Procuramos cambiar el menú constantemente de acuerdo a la temporada, ir al mercado e inspirarnos con lo que encontremos para experimentar. Que nuestros clientes, una vez que ingresan por nuestra puerta principal, se dejen atender por nuestros servicios, y una vez satisfechos con la comida y la bebida, con las conversaciones que se dan con los meseros, el bartender y conmigo mismo, puedan salir de aquí con una mejor energía”, explica el chef.

El placer, como ellos lo entienden, se basa en los productos, el tipo de cocina, la habilidad en los fogones, una relación de cercanía con los clientes y el trabajo intenso. Esa pasión por la gastronomía no es nueva. Masterton considera las condecoraciones como una reafirmación de los valores que le llevaron a fundar su local: juventud, esfuerzo, éxito y la consecución de un sueño. “Comencé a cocinar cuando tenía 15 años. Me mudé de Los Ángeles a Nueva York a vivir con mi hermano. A esa edad no tenía idea de a que me quería dedicar. Quería ser un rockstar o un skater profesional, pero escogí un restaurante por la cercanía a mi escuela que me exigía créditos para graduarme. Una vez que entré a la cocina, comandada por el reconocido chef David Bouley, quedé simplemente maravillado. Regresé a casa después de ese primer día y le dije a mi hermano que me convertiría en chef, y desde ese momento no he tenido otro trabajo”.

Su gastronomía tiene mucho que ver con las maneras del pasado. Esa inquietud por permanecer en la memoria es el leitmotiv de The Restaurant. Donnie Masterton se adentra en una tendencia clara: “La llamamos Global Comfort Food porqué tenemos la influencia de diversas cocinas del mundo, donde la mayoría de platillos intentan no sólo satisfacer a nivel del gusto a las personas, sino de recrear en ellas algún recuerdo, como la referencia de algún lugar o persona, o tal vez es algo que probaron por primera vez aquí y en diez años dirán, -esto lo probé en The Restaurant-”, apunta, instalado en uno de los salones principales de su sede.

Algunos consideran a Donnie como el secreto mejor guardado de la cocina en Guanajuato. “Considero que la técnica principal de un chef es la organización. No importa la manera en que te guste experimentar con los ingredientes, tienes que mantener un patrón junto con tu staff para que tus platillos adquieran consistencia y su propia identidad para que tus clientes te reconozcan”, expresa. Sus platillos se basan en ingredientes de temporada, sin embargo encuentra en la cocina mexicana y en la asiática una gran inspiración y similitudes en su riqueza. El gusto por las hierbas, como la albahaca y el romero, así como por los chiles pasilla, chipotle y jalapeño, brindan el color de su sazón.

Donnie, de origen californiano, refiere el origen de su marca a una concepción muy especial: los trazos de una de sus pequeñas hijas. “Una mañana desperté y simplemente visualicé el logotipo de The Restaurant. Mi hija Sophia, quien tenía seis años, dibujó toda una familia de pequeñas aves por separado. Así que puse las ilustraciones con imanes en mi refrigerador. Un día se cayeron todos a excepción de la más pequeña. Esa mañana desperté y al acercarme al refrigerador la vi y supe que esa sería la imagen. Le llamé a un amigo diseñador que me estaba apoyando con la identidad de la marca y le dije que había encontrado el logotipo”, comparte mientras muestra sus tatuajes que le identifican, entre los que destacan un cuchillo y la misma familia de aves diseñadas por su hija.

“Ahora las personas ven el logotipo del ave y lo relacionan con The Restaurant. Igualmente sucedió con el nombre. Estábamos tratando de decidir como llamar al restaurante, y durante todo el proceso de gestión con inversionaistas y colaboradores, se hablaba tanto del restaurante que simplemente decidimos nombrarlo así, The Restaurant, y ha funcionado de maravilla. Pudiera parecer genérico o gracioso, pero en verdad resulta una referencia inmediata” añade.

Asimismo, el proyecto posee un importante compromiso social. “Somos un equipo preocupado por lo orgánico, por lo sustentable. Nuestros remanentes de comida los mandamos a granjas para los animales, tratamos de reciclar el aceite en medida de lo posible. De igual manera buscamos recaudar fondos y donaciones para comunidades. Cada domingo, el 10% de nuestras ganancias de la cena lo destinamos a la Cruz Roja y a orfanatos. Este mes estaremos apoyando un programa de lectura para niños en el campo. Tratamos de hacer nuestra parte y sumarnos a la comunidad de San Miguel”, concluye Masterton.

 

 

José Miguel Pazzi

 

Written by amsanmiguel