Redacción/ ESPECIAL

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- Quince Rooftop, uno de los restaurantes más populares de San Miguel, ¿fue cerrado la semana pasada por las autoridades de inspección al consumidor? Sí, es verdad.

Hemos escuchado muchos rumores que incluyen «Falta de permisos», «Violación de lineamientos COVID», «Quejas de clientes».

Le pedimos a Quince que nos compartiera los papeles de inspección oficial de Profeco y nos enteramos de que estaban cerrados por incluir esta información en las manteletas que colocan en sus mesas:

Nunca hemos escuchado que un método de cálculo de propinas sugerido no esté permitido y, hasta donde sabemos, no existe ninguna ley que lo prohíba.

¿Crees que es justo cerrar un negocio próspero por este motivo, dañando su reputación y dejando sin trabajo a todos sus empleados durante una semana?

El restaurante fue obligado a detener toda comercialización un viernes a las 7:00 p.m., cuando las oficinas gubernamentales y los tribunales estuvieron cerrados hasta el lunes. Todos los clientes en Quince en ese momento se vieron obligados a retirarse y se cancelaron más de 256 reservas de 1040 personas.

Los 111 empleados de Quince y sus 254 dependientes dejaron de percibir propinas, las cuales constituyen una parte significativa de sus ingresos, debido a esta “infracción”.

Ésta dura sanción por parte de las autoridades no solo perjudicó a un negocio y a sus empleados, sino también a la reputación de San Miguel con sus residentes y visitantes que impulsan la economía de nuestro pueblo. Imploramos a las autoridades que se abstengan de cometer más acciones irresponsables como esta.

Written by news sanmiguel