Redacción

Newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE. – Con el cambio del Semáforo Estatal a color naranja, también ya se abrieron los templos e iglesias católicas y cristianas en la zona norte y sur de Guanajuato, su reapertura inició este domingo pasado, con todas las medidas sanitarias y protocolos para celebrar las misas con presencia de fieles.

Los detalles fueron compartidos por el P. José de Jesús Palacios, vicario de pastoral y vocero de la Diócesis de Celaya, a la que pertenecen 11 municipios: San Miguel de Allende, Dolores Hidalgo, San Diego de la Unión, San Luis de la Paz (que integran la zona norte), Comonfort, Juventino Rosas, Villa Gran, Cortazar, Apaseo el Alto, Apaseo el Grande y Celaya (que integran la zona sur).

«La Diócesis hizo su protocolo, el cual está sujeto al semáforo del Estado y también aprobado por la Secretaría de Salud, el semáforo está en color naranja y entonces se da pauta a la aplicación de los protocolos. Entonces a partir del miércoles pasado, ya este domingo se tuvieron ya la apertura de los templos en cuanto su aforo corresponde del 25 por ciento», dijo el Padre Jesús.

Recomendó que si los templos no tienen equipo operativo y equipo técnico de aplicación de los protocolos, mejor no abran.

Al igual que otros establecimientos, están las medidas de: cubrebocas (si no llevan, no entran), sana distancia, medición de temperatura y colocación de gel antibacterial.

Hace un llamado a los fieles, a que lleguen 30 minutos antes de celebrarse la misa, ya que se les pedirá que se formen para que entren todos en orden al templo y no se hagan aglomeraciones.

Así mismo, sugiere que personas de la tercera edad, personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas, y niños menores de 10 años, que se queden en su casa, con el fin de cuidar su salud.

«Y después de cada eucaristía, de cada misa, pues se tenga una desinfección, limpiar bancas, pizo, manijas, se pide que no pongamos a los fieles en el hipotético de abrir puertas, para que no agarren manijas», subrayó el padre Jesús.

Sobre celebración de misas de bodas, 15 años, bautizos, primeras comuniones, etc., indicó que estas ya se pueden llevar a cabo, respetando los protocolos asignados por la Diócesis. «Ya cada templo deberá ingeniárselas para no amontonar a la gente, por ejemplo: si en las primeras comuniones antes estaban acostumbrados a hacer unas 40 confirmaciones en un fin de semana, ahora hay que dividirlos en unas 4 tandas entre semana», dijo.

En la Diócesis de Celaya está el protocolo diocesano, que indica que generalmente los templos ahorita ya están con señalética, donde te debes parar, donde te debes sentar, si vas a comulgar pues hacer la fila, a la hora de la paz no darla de mano, si vas a comulgar esperar al sacerdote con tu mano izquierda arriba y la derecha abajo, y al término de la misa salir unos por una puerta y otros por otra, y si hay una sola puerta se debe organizar la salida, que aunque sean pocas personas, se debe evitar a toda costa las aglomeraciones, y que en todo momento aunque sea movilidad, se aplique la sana distancia.

«Encarecidamente a todos los párrocos y a todos los fieles laicos de los lugares a donde llegue el medio, pues hacerles ver que — no es que estemos bien, es un semáforo rojo naranja, no bajemos la guardia, es una apertura a las actividades eclesiales con participación de fieles, pero es una apertura que tiene tres características, es gradual, no podemos entrar todos al mismo tiempo y a la misma hora. Es responsable, de traer contigo tu cubrebocas, y es una reapertura en orden. Y luego además esto tiene su fundamento en dos cosas ya, muy de espiritualidad, muy de mística propia, que tenemos que también recordar, esta es una reapertura gradual, responsable y en orden, pero que se hace en fe y en obediencia», concluyó el vocero de la Diócesis de Celaya.

Written by amsanmiguel