Redacción

Newssanmiguel@gmail.com

GUANAJUATO. – Cinthya «N» de 38 años de edad, quien es derechohabiente de IMSS, padeció COVID-19 durante el embarazo, pero logró vencer la enfermedad tras permanecer hospitalizada un mes, situación por la que recomienda a la población evitar más contagios a través de la sana distancia, uso de cubrebocas y gel antibacterial, así como el lavado frecuente de manos y quedarse en casa en la medida de lo posible.

Tras estar hospitalizada en el Hospital General Regional No. 58 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y gracias a la atención otorgada por el personal institucional, venció la enfermedad; ahora ella y su pequeña están juntas.

Con un embarazo de 30 semanas de gestación y prueba positiva de COVID-19, luego de acudir al médico privado, sin evolución favorable y al presentar tos seca, fiebre, fatiga, dolor de cabeza  y dificultad respiratoria, decidió atenderse en el HGR No. 58, en donde fue valorada en el triage respiratorio y posteriormente ingresada a hospitalización para su atención.

“Nos fue muy bien. Excelente la atención, nos cuidaron muchísimo, todos muy amables y nos siguen otorgando seguimiento. No se puede comparar ni con un hospital privado, porque nos tuvieron muy bien atendidas. Mi niña va evolucionando bien, ha ganado peso y ha tenido buena atención y no han encontrado nada irregular en ella”, relató la mamá.

Compartió que al momento de ver positivo el resultado de su prueba COVID sintió mucho miedo y le preocupaba que su bebé no fuera a sobrevivir.

Desde su ingreso, la paciente fue atendida por el equipo multidisciplinario del nosocomio, ya que presentaba síndrome de insuficiencia respiratoria y se decidió la interrupción oportuna del embarazo, por alto riesgo de complicaciones a corto plazo.

Se realizó cesárea y con ello mejoró de forma significativa su condición respiratoria. En su estancia hospitalaria tuvo que ser ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos e incluso a terapia intensiva para recibir apoyo ventilatorio por compromiso pulmonar severo y orgánico múltiple.

Después de 18 días fue posible retirar la intubación y se manejó con otros procedimientos porque requirió cada vez una menor cantidad de oxígeno y mantuvo la oxigenación en condiciones óptimas. 

Luego de un mes de su ingreso fue dada de alta, y días después la recién nacida, ya que ésta última requirió hospitalización más tiempo debido a ser prematura.

Written by amsanmiguel