Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Gaby Hernández

 

Los vecinos de la calle Francisco González Bocanegra de la colonia Guadalupe tuvieron un contratiempo con las lluvias, luego de que los topes que construyeron por su calle provocaran el estancamiento del agua y por ende, la entrada libre a la casa «del vecino del tope».

Hace más de 10 meses comenzaron las obras de pavimentación, cambio de tuberías y drenaje por varias calles de la colonia Guadalupe, obras que la constructora a la que se la adjudicaron, todavía no entrega.

Durante meses los vecinos vivieron entre el lodo y la tierra y ahora, en la que sólo se realizan ajustes en las tuberías y conexiones, surgió otro problema: los Topes.

Resulta que el desnivel que dejaron en su casa, más el tope que provocó que se formará una «gran alberca» ayudó a que el agua buscara su salida y se dirigiera a las viviendas para entrar y comenzar a inundarlas.

Bastaron 40 minutos de lluvia moderada para que el agua hiciera de las suyas y que ya les había ocurrido la noche del viernes 30 de junio.

La casa más afectada es la ubicada en el número 24, donde los dueños se vieron obligados a poner costales de arena para evitar que entrara el agua, pero nada pudo controlarla y el agua siguió su curso.

Empleados municipales tuvieron que apoyar en la limpieza de la vivienda porque el agua llegó hasta las habitaciones y alcanzó una altura de 20 centímetros.

Antes de que siguieran las obras, los vecinos pidieron a los encargados de la obra que no pusieran topes, porque eso iba a ocurrir. Contrario a hacerles caso, levantaron grandes topes que los vecinos dicen, parece más «El Muro de Trump» que algo para detener el tráfico.

«Estos han de ser más seguros que el muro del Trump porque ya nos dimos cuenta de que si impiden que pase el agua al otro lado, entonces estamos seguros que nadie lo hará», bromean entre los vecinos.

Written by amsanmiguel