Redacción

newssanmiguel@gmail.com

Con info de Ana Solís

 

Desde un balcón, Doña Eva observa el cuarto donde vive su hija, la casa de su vecino y los corralitos donde guarda sus borregos y sus puerquitos… Todo está bajo el agua: «Hace 20 años que nos llovía así».

Doña Eva vive en la comunidad de El Cortijo, al lado de la comunidad de Atotonilco que tiene «esas casotas» y el centro de eventos sociales conocido como La Devoción, literalmente bajo el agua. Entrar al Santuario de Atotonilco sólo se puede por la carretera a Dolores hasta la gasolinera porque el otro camino, el de la calle Principal, está bloqueado por el agua.

El encharamiento está a menos de 150 metros del templo que forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

En Sanmiguelito las cosas no son diferentes. La creciente del río invadió su iglesia y al menos 5 casas están bajo el agua. Del otro lado hay familias que ya no pueden cruzar a Atotonilco, hay que ir hasta la salida a yer una familia intentó pasar para ver qué había pasado con ella porque se salieron por la noche del miércoles y no supieron qué pasó… Solo vieron llegar el agua y salieron todos de ahí.

El problema del agua está a menos de 700 metros de la explanada del Santuario donde siguen llegando visitantes que aprovechan para tomar la foto de la inundación en el sitio donde los llevaron a ver una de las grandes obras mexicanas.

En la zona por donde el cauce del río Laja, no hay lugar que esté sin agua: en el lugar conocido como Casa de Aves, una gran parte de los jardines está cubierto de agua y una retroexcavadora se encarga de remover lo que el agua llevó.

En Xoté, a un lado de la carretera a la Cieneguita, una familia tiene que atravesar su entrada entre el agua. Ahí viven 27 personas en 4 familias. El cuarto que ocupa el papá está entre el agua y el cuarto de uno de los hijos también. Todos han tenido que «subir» a la casa de sus familiares para resguardar sus pertenencias y ponerse a salvo.

En Banda la comunicación de una de sus entradas está cerrada porque para poder atrevesarla depende de que el río esté seco para poder entrar y de la presa Santa Rosa cae el agua sin poder detenerse. La fuerza es grande.

Ahí sólo esperan que baje el agua pero el agua nos va a seguir llegando.

La Presa Allende está ahora cerca del 98 por ciento de su capacidad y continúa el desfogue.

  

  

  

 

#LLUVIAS.- Este es nuestro recorrido por la zona afectada por la creciente del Río Laja. Así encontramos las comunidades…

Posted by News San Miguel on Thursday, June 28, 2018

 

#PRESA.- La Presa Allende de mantiene en desfogue constante desde la tarde de este miércoles. la salida de agua es controlada… el desfogue subió a 280 m3 por segundo desde las 8:00 de la mañana de hoy, informa el delegado de Conagua, Humberto Navarro.

Posted by News San Miguel on Thursday, June 28, 2018

Written by amsanmiguel