Redacción

Newssanmiguel@gmail.com

«Esto fue algo que nos tomó a todos desprevenidos e inclusive yo tenía mi zona para vender, tenía mis días y tenía todo contado y medido, pues ahora que empezó la pandemia vendía 15 rebanadas en lugares que antes vendía 40 ó 50 por día».

Hoy nos encontramos con Andrés Hernán, un joven de San Miguel de Allende que desde hace un año y medio vende rebanadas de postres en la calle, su especialidad el pastel y carlota y a quien hoy sorprendimos en la Avenida Guadalupe y nos compartió cómo le ha ido a él con su negocio en tiempos de pandemia.

«Realmente fue un golpe muy grande, poco a poco la economía se ha estado elevando otra vez pero se desploma de un día a otro y se siente bastante. Ha habido ocasiones donde ha dejado de trabajar, unos cuatro o cinco días porque sé que no va a haber venta y como me dedico a vender alimentos, es muy común que se puedan echar a perder o pierdan el sabor. Realmente ha sido un problema muy grande», señala el joven.

Normalmente, Andrés llevaba cinco pasteles a vender y actualmente sólo sale con tres y si acaba alrededor de dos está contento.

Todas sus ventas se han dividido a un 50 por ciento y a veces menos. Aún así, él se muestra optimista, pues dice que esto va a pasar, que sólo es una mala racha en el pueblo y que tiempos mejores vendrán.

«Aunque con la colaboración de todos, porque sí es necesario hacer conciencia del tema, yo veo a muchas personas que andan en la calle sin cubrebocas y me causa indignación, porque es algo tan sencillo de hacer y no lo hacen», dijo.

Entre semana, Andrés pone su puesto de pasteles en la Calzada de la Estación, ahí frente al Centro Impulso Social por las tardes de 5:00 pm en adelante y los fines de semana lo encontramos todo el día de 10: am a 4:00 pm en la Avenida Guadalupe, a un lado de la plaza Guadalupe.

Written by amsanmiguel