Redacción

newssanmiguel@gmail.com

 

 

Presión sicológica, amenazas, más de 10 horas sin tomar alimento ni agua, más de 12 horas para permitirles hacer sus llamadas a las que tenían derecho, con detenciones donde nadie les leyó sus derechos y la firma de un documento donde el Gobierno Municipal los obligaba a «no volver sino habría consecuencias», fueron sólo algunas de las situaciones que vivieron los activistas y defensores de los árboles de la avenida Guadalupe  durante el tiempo que pasaron en los Separos de Seguridad Pública.

La detención, que empezó con el grito de un policía diciendo: «¿Sabe qué? Continuamos ¡Vámonos!», para después comenzar la detención masiva de los líderes del movimiento, quienes fueron señalaron por un comandante de la Policía para que a ellos fueran los que se los «cargaran».

 

Así lo reveló Maribel, una de las activistas detenidas la madrugada del 14 de octubre, quien vivió junto con su hija, la invasión de policías a la zona donde ellos cuidaban de los árboles.

«Sólo esperaron que se saliera el Director del gabinete (Francisco Correa) para que la policía comenzara a llegar hasta nosotros», señala;  otros  indican que al parecer fue Francisco Correa quien dio el «pitazo» para que entrara la fuerza pública.

La defensa para dejar los árboles plantados en el mismo lugar donde habían permanecido por 20 años concluyó con la poda de todos los árboles que después difundieron las autoridades de San Miguel de Allende, llegaron a jardines y parques de diversas colonias de San Miguel.

Lo que les dijeron fue una «falta administrativa» y que a las 9:00 de la mañana se iban, afuera el director de Policía, Jorge Ignacio Luna,  decía que era un «delito»  al que llamó Resistencia particular.

Sin un alcaide en los Separos, con una «licenciada» haciendo la doble función, fue como pasaron gran parte de la madrugada, hasta que apareció un «comandante» para decirle a la Licenciada-alcaide que no, que «su falta» les costaría 36 horas y que tenían que quedarse encerrados hasta entonces.

La lucha por 5 semanas se fue con la detención de 14 activistas que salieron la noche del 14 de octubre después de firmar un papel donde condicionaron su libertad solo si no volvían a la zona, si se ponían del lado de la obra y no hablarían más del proyecto.

Todo quedó plasmado en un papel que mostraron a NEWS y que ayer fue difundido. donde el gobierno Municipal les dijo que si volvían «habría consecuencias».

 

AQUÍ TE VAN LA VIDEOCOLUMNA DE ARNOLDO CUELLAR:

 

Written by news sanmiguel