Redacción

newssanmiguel@gmail.com

 

 

En las últimas semanas, la paletería que se encuentra sobre la calle de Mesones, ha recibido la visita de decenas de personas que buscan a un Doctor de nombre Leonardo González o a su esposa Rosario, a quienes les depositaron dinero a cambio de apartar una camioneta que ofertan a través de una cuenta de Facebook.

Pero esa misma camioneta la han ofrecido al menos una decena de veces y de todos ellos han conseguido un “adelanto” para luego, nunca más volverlos a ver.

El nombre falso de un doctor, la paletería en el centro de San Miguel de Allende y un número telefónico de esta ciudad, son utilizados por una red de extorsión como una nueva modalidad para estafar a sus víctimas.

Y es que las últimas semanas, personas procedentes de León, Guanajuato capital, de ciudades del estado de Querétaro, Michoacán y hasta Jalisco, han llegado a la paletería que se encuentra en la calle de Mesones en búsqueda del “contacto” al que le depositaron un “adelanto” con el que apartarían una camioneta que ofertaban a través de un perfil falso de Facebook.

Este es el caso de Juan, uno de los usuarios de Facebook que logró ver las fotos de la camioneta que el vendedor decía “le urgía” vender. Él vive en la ciudad de Guanajuato capital.

Juan cuenta que luego de ver las imágenes de la camioneta, marcó al teléfonoque viene en una de las imágenes y que tienen LADA de San Miguel de Allende. En ese teléfono celular contestó un hombre que dice llamarse Leonardo González, que es doctor y tiene su consultorio en la calle de Juárez, además de que su esposa se llama Rosario y es la dueña de la paletería de esa esquina.

El vendedor narra a su víctima que  le “urge vender la unidad porque tiene a su papá enfermo y debe cubrir su hospitalización” por lo que luego de darle referencias, dice que , pues con un adelanto podrían cerrar el trato. Juan le dijo que podría depositar 5 mil pesos, que le dijera dónde hacerlo. El Doctor le dijo que una vez realizado el depósito, le enviara la fotografía del depósito vía WhatsApp.

Y ahí fue Juan, a depositar y luego enviar el comprobante a quien se lo había solicitado para “apartar” la camioneta. 

Ahí fue cuando comenzó a sospechar “la transa”, porque una vez que envió el comprobante, la respuesta de “Recibido” o “aquí lo tengo” nunca llegó. Juan volvió a marcar el teléfono y ya nadie le contestó y ya después ni sonaba, sino que se iba directamente al buzón. El teléfono lo habían apagado.

Al ver que todo había cambiado y del Doctor ya no contestaba, decidió venir a San Miguel de Allende, donde comprobó que a la paletearía de la esquina de Juárez, no es el único que ha llegado a preguntar por el Doctor Leonardo y su esposa Rosario y escuchar a los empleados de la paletería decir que en un sólo fin de semana recibieron al menos 4 visitas de personas con la misma historia: todas eran de otras ciudades y todos traían los mismos nombres.

Por parte de la Fiscalía de Guanajuato, los encargados de Comunicación para la zona de San Miguel de Allende dijeron que investigan si se han presentado o no denuncias por este hecho. Esperamos información.

Written by amsanmiguel