Redacción

newssanmiguel@gmail.com

 

 

TIJUANA.- La joven dude 20 años de edad, Marbella Valdez fue reportada por sus familiares como desaparecida el pasado 5 de febrero en Tijuana, Baja California.

Marbella era una estudiante de Licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma de Baja California y en su tiempo libre trabajaba como despachadora en una gasolinera para ayudar a salir adelante a su familia y apoyarse en sus estudios. Era una chica muy entusiasta a la que sus compañeros querían mucho.

Según publicaciones de medios locales y nacionales, tras su desaparición y reporte, su familia y amigos movieron las redes, buscaron en hospitales, en las calles…  no descansaron en la búsqueda de la joven chica.

Sin embargo 3 días más tarde, el reporte de un cuerpo abandonado en un lote baldío, dentro de bolsas de plástico, removió el corazón de todos aquellos que andaban tras Marbella… Y NO SE EQUIVOCARON.

Según el Heraldo   Las investigaciones y pistas que dieron los familiares de Marbella, así como las pueblas obtenidas por la Fiscalía del Estado, lograron determinar y sospechar de un hombre, uno al que Marbella conocía y que no sólo buscaba e iba a llenar diariamente el tanque a la bomba donde ella despachaba, sino que hasta puso un GPS en el auto de Marbella, hackeó sus cuentas personales y hasta le robó las llaves del coche y del departamento.

A nadie de sus amigos y familia le caía bien porque sabía que el acoso estaba subiendo de nivel.

Todos supieron que la primera pista en el funeral, cuando el hombre alto, de cuerpo robusto y barba, que no les caía bien, llegó hasta el lugar en el que se velaba el cuerpo de su amiga y hermana.

Ese hombre del que les había hablado Marbella estaba llegando al lugar y su hermana, al verlo, pidió a una de sus amigas que no se fuera, que la esperara y ahí se dieron cuenta de algo, el hombre traía tres rasguños en su cuello y otro más detrás de la oreja y ahí comenzaron a no perderle la pista.

El hombre se acercó a su féretro de color rosa, tomó la foto de Marbella, observó la cara de la chica de 20 años y lo hizo mientras vestía una playera con el nombre de la joven y la frase #NIUNAMÁS.

Registros fotográficos del Fotógrafo Omar Martínez lo captaron en el momento que dejaba flores sobre el féretro de Marbella.

Después del sepelio que la familia tenía la opción de llorar o levantarse para buscar Justicia para su hija que soñaba con graduarse y fue así que fueron a la Fiscalía a compartir sus sospechas del Acosador y también saber de los avances.

Lo que supieron luego las dejó frías, cuando se enteraron que los exámenes periciales determinaron que Marbella antes de morir, se defendió con todo y como pudo resistir su pequeño cuerpo. Que con uñas trató de quitarse de encima a quien la golpeó y la violentó.

En sus dedos dejó el rastro de la piel y el ADN de su agresor para decir: «ÉL FUE».

Tras los rasguños en el hombre que vieron en el funeral, pidieron buscarlo y así fue como dieron con él y lograron comprobar que el ADN que guardó Marbella en sus manos, era el del hombre que había decidido por ella para terminar con su vida.

Así que el hombre que llegó a su funeral, que le lloró, le llevó flores, vio su foto, se acercó y apoyó a la familia, era el mismo que la había atacado hasta matarla.

Su acosador Juan “N”, un pasante de servicios periciales y al parecer ex integrante de la Policía Federal, tuvo el «valor» de pararse en el lugar donde se despidió a quien horas antes le quitó la vida.

El presunto homicida de Marbella está hoy en manos de la Justicia, dentro una cárcel en Tijuana en la que no se devolverá la vida de la jovencita, pero al menos lo podrán ver tras las rejas, esperando que caiga todo el peso de la ley en él..

Written by news sanmiguel