Redacción Newssanmiguel@gmail.com     SAN MIGUEL DE ALLENDE. – Las misas presenciales, la Visita de los Siete Templos, los Viacrucis, el Lavatorio de Pies, la peregrinación para la Traída del Señor de la Columna y toda actividad religiosa serán canceladas a partir del próximo 23 de marzo y hasta que termine la contingencia. Como una «expresión de caridad de la Diócesis de Celaya», al sumarse en las medidas preventivas de salud que deben cumplirse. Benjamín Castillo Plascencia, obispo de la Diócesis de Celaya,  expuso que aquel padre que no cumpla con las disposiciones expuestas, serán sancionados de acuerdo al Derecho Canónico, dado que la disposición de prevención es dictada por el Consejo de Presidencia de la Conferencia del Episcopado Mexicano. La Diócesis de Celaya, a la que pertenece San Miguel de Allende suspenden todos los eventos de Semana Santa y eventos sociales. «La Diócesis se suma a las recomendaciones emitidas por el Consejo de Presidencia de la conferencia del episcopado mexicano y la secretaría de salud del Gobierno Federal, para implementar las disposiciones preventivas ante el inminente contagio del COVID-19, y en consideración a sus condiciones locales», dice el comunicado. En rueda de prensa, Monseñor Benjamín Castillo dio todos los detalles de lo que se realizará en esta Semana Santa en la Diócesis de Celaya que son:
  • Son carácter obligatorio, se suspenden los encuentros, retiros, reuniones, ejercicios espirituales, procesiones y ejercicios de la religiosidad popular, aunque sean centenarias, actividades pastorales de las comisiones y de menciones de la pastoral diocesana, además de los grupos y movimientos.
  • El funcionamiento de las notarías para trámites administrativos continuará a través del contacto telefónico, dispone que los trabajadores de las instancias eclesiales, reciban su correspondiente remuneración.
  • Se dispensa a todos los fieles de la Diócesis de Celaya de la obligatoriedad del participar en la misa dominical, en virtud del canon 87 del código de derecho canónico.
  • Como medida de contención, desde el lunes 23 de marzo, los sacerdotes deben celebrar las misas sin la participación de los fieles.
  • Las celebraciones exequiales deben celebrarse fuera de la misa, en la capilla velatoria y/o en el cementerio y con la participación de los familiares más cercanos. Pasada la contingencia podrá celebrarse la misa
  • Las celebraciones de los sacramentos (bodas, primeras comuniones, bautizos, quinceaños y otras), que con anterioridad se han registrado en la agenda, será necesario reagendar o en su defecto celebrarse a puerta cerrada, con la mínima presencia de fieles.
  • Manténgase la atención pastoral a los enfermos de acuerdo a las circunstancias de cada enfermo, y en caso de extrema necesidad, preferentemente atiendan los sacerdotes jóvenes y sanos, ministros extraordinarios de la comunión, también jóvenes y sanos, y que cumplan con estas características sin descuidar las prescripciones sanitarias.
  • El seminario, casas de formación y comunidades religiosas, acaten las disposiciones aquí enumeradas.
  • Las comunidades parroquiales potencíen el uso de los medios de comunicación a su alcance, promoviendo los equipos de pastoral para la comunicación, quienes podrán ser el medio para fortalecer los lazos comunitarios de la iglesia.
«Sabemos que estas medidas son duras y que para unos pueden parecer excesivas, sin embargo, está en juego la salud y vida de muchas personas, el sacerdote que no se someta a estas disposiciones, será sancionado con las penas canónicas pertinentes». Estas disposiciones estarán vigentes desde la firma del presente documento hasta que el Señor Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, emita un nuevo comunicado al respecto. «Es tarea de todos cuidar nuestra salud, la salud de los demás, seguimos trabajando, seguimos en comunicación, alomejor tendremos muchas ocasiones de volver sobre este asunto, según la evolución tendremos que ir adelantando soluciones o buscando soluciones ante todos», expuso el señor obispo Benjamín en la rueda de prensa que fue emitida hace un rato. Se suspenden eventos de Semana Santa en los municipios que conforman la Diócesis de Celaya, la medida contempla la cancelación de procesiones, viacrucis, misas y reuniones como estrategia para contener la propagación del virus COVID 19. las misas serán a puerta cerrada, tomando en cuenta los puntos ya antes mencionados. Monseñor Benjamín mencionó, que algunos municipios no quieren suspender estos eventos por asuntos económicos. «Quieren que se mantengan. Yo creo que el único fin  es el bienestar de nuestra gente, no asuntos económicos, por hay algunos municipios buscan que no se quiten las cuestiones religiosas por intereses económicos. «(Dirán) ¿(Y) Los turistas que van a hacer? ojalá que no vayan muchos turistas porque también eso les va a traer problemas. «No son los beneficios económicos, si no el beneficio de la gente», dijo el señor Obispo Benjamín de la Diócesis de Celaya.  
CANCELAN VIACRUCIS

#Celaya En rueda de prensa el Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, informó que se cancelan todas las actividades eclesiásticas masivas, incluidas las relacionadas con la Semana Santa, como el viacrucis.

Posted by Ágora on Tuesday, March 17, 2020
Written by news sanmiguel