Redacción

Newssanmiguel@gmail.com

SAN MIGUEL DE ALLENDE. – Han sido varias las ocasiones en que la obra del paso a desnivel que se construye en el Libramiento Manuel Zavala, en la zona donde antes estaba la glorieta «El Pípila», por las lluvias se ha visto afectada, pues las zanjas se llenan de agua, lo que provoca que se atrasen los trabajos.

Sin embargo; el personal de la empresa Constructora y Arrendadora San Sebastián, encargada de realizar la obra, dice tener todo bajo control, dicen que no pasa nada, que van en tiempo y forma y lleva un 49.24% de avance, se proyecta que concluya el 23 de noviembre de este año.

«No tenemos registro de afectaciones, la obra marcha según lo programado. Dentro de las zonas excavadas se hacen zanjas que funcionan como canal hacia los drenajes pluviales.
Aunado a ello, la constructora cuenta con bombas y en caso de que la lluvia ocasione alguna acumulación de agua en la zona de excavaciones, con el apoyo de estas bombas se drena el agua y se da continuidad a los trabajos», indicaron en el área de comunicaciones de la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad del Estado de Guanajuato (SICOM).

Ellos dicen que no se ha tenido ninguna afectación mayor en la obra, salvo el tiempo que se tarda en drenar el agua, que realmente ha sido mínimo. La constructora cuenta con tres bombas de achique; dos de cuatro pulgadas y una de tres pulgadas. El rendimiento de éstas es de aproximadamente 600 litros por minuto, con lo cual, en cuatro horas como máximo se retira la lluvia que se pudo haber acumulado en las zonas de excavación.

«Los trabajos no se han visto interrumpidos, ya que uno de los requisitos que la SICOM pide a las constructoras es justamente tener todo el equipo necesario para que las lluvias no sean factor de retraso», informaron.

Written by amsanmiguel